Author: Pamela Cruz
•martes, marzo 24, 2009


Salmo 127, 3-5

Los hijos son un regalo del Señor,
el fruto del vientre es una recompensa
;
como flechas en la mano de un guerrero
son los hijos de la juventud.

¡Feliz el hombre
que llena con ellos su aljaba!
No será humillado al discutir con sus enemigos
en la puerta de la ciudad.

Devoción al Divino Niño Jesús

twitter / CruzdeMayo
This entry was posted on martes, marzo 24, 2009 and is filed under , , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Para mirar

Loading...