Author: Pamela Cruz
•viernes, enero 30, 2009


Si depositamos nuestra confianza en el Señor, podremos encarar los problemas con serenidad.

La virtud de la serenidad es una rara virtud que nos enseña ver las cosas desde el ángulo de la fe y darles su verdadero valor.
Nos falta la serenidad cuando deformamos la realidad y hacemos de un grano de arena una montaña. Cuántas veces los problemas que hoy nos parecen insalvables al cabo de un tiempo nos parecen insignificantes.
La confianza en el Señor nos va a dar la serenidad de la mente, para no ser esclavos de nuestros nervios, o víctimas de nuestra imaginación.
La confianza en el Señor nos va a dar la serenidad del corazón, para no vernos consumidos por la ansiedad ni por la angustia.
La confianza en el Señor nos va a dar también la serenidad en nuestra acción, para evitar el derroche inútil de nuestras fuerzas.
Pero nadie puede ser sereno si no deposita su esperanza en Jesús y no lucha por adquirir esta virtud cristiana, que nace de la fe y se fundamenta en la fortaleza y la templanza.

Texto: UnosMomentos
Imagen
Author: Pamela Cruz
•viernes, enero 30, 2009


Gianna Beretta (1922 - 1962)

Hay una semilla que da fruto: el verdadero creyente que escucha y entiende.
Author: Pamela Cruz
•miércoles, enero 28, 2009


Fuente imagen

"A vosotros, jóvenes, que casi espontáneamente os sentís en sintonía con estos nuevos medios de comunicación, os corresponde de manera particular la tarea de evangelizar este 'continente digital'. Haceos cargo con entusiasmo del anuncio del Evangelio a vuestros coetáneos. Vosotros conocéis sus temores y sus esperanzas, sus entusiasmos y sus desilusiones. El don más valioso que les podéis ofrecer es compartir con ellos la 'buena noticia' de un Dios que se hizo hombre, padeció, murió y resucitó para salvar a la humanidad".
Benedicto XVI
Mensaje para la 43º Jornada de las Comunicaciones Sociales
Enero de 2009
Author: Pamela Cruz
•miércoles, enero 28, 2009
No hagan justicia por ustedes mismos, queridos hermanos, dejen que Dios sea el que castigue; porque está escrito: Mía es la venganza, yo retribuiré, dice el Señor.
Rom. 12, 19




Abate Faria: Esta es tu última lección: no cometas el mismo delito por el cual ahora cumples sentencia. Dios ha dicho "la venganza es mía"...
Edmond Dantes: ¡Yo no creo en Dios!
Abate Faria: No importa. Él cree en ti.


Imagen: El Conde de Montecristo
Author: Pamela Cruz
•martes, enero 27, 2009

Alguien te quiere, Alguien te espera, Alguien te sueña
y tú sabes que soy Yo.
Alguien te piensa constantemente, Alguien te busca
y por fin te encontró.
Alguien te amó... y Alguien... soy Yo.
Author: Pamela Cruz
•lunes, enero 26, 2009
Estoy abatido en el polvo,
reanímame según Tu palabra.
Sal 119, 25




Oración de un adicto

Querido Dios,
Me dirijo a Ti con el corazón en la mano.
Perdóname por desperdiciar mi vida/mi cuerpo/mi alma con (mi adicción).
Aunque reconozco mi vicio, no he tenido el poder de controlarlo.
Tú lo sabes. Tú nunca me culpas. Tú conoces la verdad.
Mi adicción me ayuda a sobrellevar la máscara que esconde mi dolor.
Pero puedo trascender el dolor cuando Te llamo de corazón.
Por eso, vengo ahora a postrarme ante Ti.
Te pido en este momento, Padre, que me llames, que me llames en voz alta.
Sácame de esta adicción y llévame al camino que has pensado para mi.
Porque Tú me necesitas: soy Tu Voz, soy Tus Manos.
Te glorifico porque puedo reconocerme como Templo del Espíritu Santo.
Dame las gracias que necesito para obedecer Tu Voz.
Contigo a mi lado, me sobrepondré a mis debilidades
Mi alma se llena de gozo. Mi gratitud es infinita.
Tú puedes sanarme.

Así sea
Author: Pamela Cruz
•viernes, enero 23, 2009

Imagen

Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano. El Padre, que me las ha dado, es más grande que todos, y nadie puede arrebatar nada de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno”.
Jn 10,27-30
Author: Pamela Cruz
•jueves, enero 22, 2009


Beata Laurita Vicuña (español, inglés)
Su vida
• Pregona a los cuatro vientos que hay que recibir la vida como don y entregarla a los demás como respuesta.
• Anuncia que los hijos necesitan una familia estable, unidas por vínculos indisolubles.
• Reconoce que un buen sistema educativo, unido al ejemplo de los educadores, puede hacer de pequeños discípulos grandes mujeres y hombres santos.
• Confirma que la santidad es cosa de todos, es accesible a todos; no es cuestión de edad, profesión, raza o condición social.
Juan Pablo II
Author: Pamela Cruz
•lunes, enero 19, 2009



La respuesta de Samuel a la llamada de Dios sigue siendo ejemplar para los cristianos de nuestro siglo. Dios irrumpió en su vida llamándole a horas intempestivas, en medio de la noche, mientras dormía, cuando todo estaba en reposo. Samuel pensó al principio que era el sacerdote Elí quien le llamaba y acudió presuroso a su lado. Fue Elí quien le hizo comprender que era Dios quien le llamaba, y quién le dio las palabras adecuadas para responder a esa llamada: «Habla, Señor, que tu siervo escucha». Aunque Elí había caído en desgracia ante Dios por no haber tenido el valor de corregir a sus hijos, no careció de inspiración para orientar a Samuel en los caminos de Dios. Samuel hizo suyas las palabras de Elí y las convirtió en un programa de vida. Por eso Dios le siguió hablando. Esas palabras: «Habla, Señor, que tu siervo escucha», nos recuerdan las de María en el episodio de la Anunciación: «Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra». Samuel abre de par en par los oídos del corazón para escuchar la palabra del Señor. Se reconoce siervo, disponible a secundar cuanto el Señor le diga o insinúe. Como más tarde María, se pone plenamente a su disposición. Servir a Dios no es esclavizante, sino un honor que dignifica la vida humana. La vida de Samuel, la de María y la de tantos hombres y mujeres dan fe de ello.

(Leer más)
Author: Pamela Cruz
•sábado, enero 17, 2009



Oración de un enfermo

Señor Jesús, te agradezco el don de la vida.
Tú conoces las personas y las circunstancias que me han formado
ya sea física, emocional y espiritualmente.
Ellas, y las más íntimas experiencias de mi mente y de mi corazón,
me han hecho la persona que soy ahora.
Perdóname, Señor, por todas las veces que te he fallado,
por mis fallas contra mi mismo y los demás.
Al mismo tiempo,
perdono a todos los que me han fallado de alguna manera y me han herido.
Ayúdame a ver que mi enfermedad tiene una parte muy importante en mi vida.
Ella me ayudará a ser plenamente la persona que Tú quieres que yo sea.
No permitas que yo pierda o desperdicie lo que Tú quieres hacer conmigo
para hacer completa mi vida en esta tierra
y para preparar mi vida contigo en el Cielo.
Ahora yo no puedo orar de la manera que quisiera.
(Estoy adolorido, cansado, confundido).
Te pido que aceptes cada uno de mis respiros
como un acto de amor y de confianza en Ti.
Tú eres mi Salvador.
Yo quiero descansar sobre Tu amante corazón
en la seguridad y en la paz,
como un niño en los brazos de su Padre.
Yo sé que Tú no me abandonarás.
Amén

Fuente: Dios Bendice
Author: Pamela Cruz
•sábado, enero 17, 2009


Toma tu cruz y síguelo...

Reflexión bíblica
Author: Pamela Cruz
•jueves, enero 15, 2009



CADA MAÑANA
Autor: Patxi Loidi

Cada mañana sales al balcón
y oteas el horizonte
por ver si vuelvo.

Cada mañana bajas saltando las escaleras
y echas a correr por el campo
cuando me adivinas a lo lejos.

Cada mañana me cortas la palabra,
te abalanzas sobre mí
y me rodeas con un abrazo redondo
el cuerpo entero.

Cada mañana contratas la banda de músicos
y organizas una fiesta por mí
por el ancho mundo.

Cada mañana me dices al oído
con voz de primavera:
hoy puedes empezar de nuevo.
Author: Pamela Cruz
•miércoles, enero 14, 2009
Dios no permanece indiferente al dolor. Quien se diga hijo suyo, tampoco.

Oración de un preso
Cristo, yo soy un preso.
Tengo más tiempo que los cartujos para rezarte.
Pero quizás sólo Tú sabes lo que le cuesta rezar a un preso.
En nuestro ser más profundo explota a cada instante la rebelión.
Es difícil rezar, creer, cuando uno se siente abandonado por la humanidad.
También para ti fue difícil rezar en la cruz
y gritaste tu angustia, tu cólera, tu desilusión, tu amargura:
¿Por qué me has abandonado?
También Tú fuiste un preso, un torturado, un acusado y un condenado.
Tú, cuyo último escándalo para los virtuosos de oficio fue el de canonizar,
sin milagros ni procesos, a un ladrón condenado a muerte.
A ti, Señor, víctima viva
de todas las injusticias cometidas por la justicia humana,
dirigimos nuestro grito.
¡ Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad!
Amén


Fuente: clic aquí
Author: Pamela Cruz
•martes, enero 13, 2009


El testamento
Autor: Raúl Hasbún Z.

ENCARANDO con lucidez la proximidad de su muerte, Jesús hizo su testamento.

Lo primero que nos dejó fue su cuerpo y su sangre. Adelantándose a la actual cruzada por la donación de órganos, Jesús consignó su expresa voluntad de alimentar a los suyos con el pan de su cuerpo, y vivificarlos con el vino de su sangre. Y no es una sugerencia o recomendación opcional, sino un mandato explícito: "hagan esto en memoria mía".

En seguida nos legó su propia Madre. En la persona de Juan, su discípulo predilecto, que al pie de la cruz representaba a todos los miembros de la Iglesia, Cristo nos confió la preciosa tarea de cuidar a su Madre. Juan obedeció de inmediato, recibiéndola en su casa, o más exactamente, haciendo de ella su morada interior. Lo que Pablo diría y enseñó sobre vivir "en Cristo Jesús", Juan lo anticipó y aseguró viviendo "en María, Madre de Jesús y Madre de la Iglesia".

(Leer texto completo)

A la Madre se le ama y se le respeta.
La imagen de mi madre celestial es símbolo de pureza.
Duele verla deformada por quien no sabe que también es su hijo.
Duele verla deformada en tantas hermanas, que son maltratadas física, verbal o sicológicamente, olvidadas en su vejez, utilizadas en su inocencia, explotadas en sus miedos.
Author: Pamela Cruz
•martes, enero 13, 2009


Las palabras de Jesús eran sencillas y claras; brotaban de su experiencia de Dios, de Su vida entregada al Padre.
Author: Pamela Cruz
•lunes, enero 12, 2009


Apenas fue bautizado, Jesús salió del agua. En ese momento se abrieron los cielos, y vio al Espíritu de Dios descender como una paloma y dirigirse hacia él. Y se oyó una voz del cielo que decía: «Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección».
Mateo 3, 13-17

A más débil el hijo, más amado
A más rebelde el hijo, más amado
A más lejos el hijo, más amado

“La persona humana, mediante el Bautismo, es insertada en la relación única y singular de Jesús con el Padre, al punto que las palabras que llegan del cielo sobre el Hijo Unigénito son verdaderas para cada hombre y mujer que renace del agua y del Espíritu Santo: Tú eres mi hijo, el amado”.
Benedicto XVI, Angelus del domingo 11 de enero del 2008
Author: Pamela Cruz
•jueves, enero 08, 2009
SI TU QUIERES, SEÑOR, PUEDES SANARME
(Heriberto Bravo Bravo SS.CC. )

Si Tú quieres, Señor, puedes sanarme;
una sola palabra tuya basta.
Esta llaga de amor es tan nefasta
que parece matarme sin matarme.

Ya perdí la razón de enamorarme.
Poco a poco la fe se me desgasta.
Mi pupila se enturbia, ya no es casta.
Ya no puedo del lecho levantarme.

Hay en todo mi cuerpo cada día
un incendio de amores prolongado
en mi espíritu triste, sin quemarme.

Por todo esto te grito en mi agonía,
la agonía de estar enamorado:
"Si Tú quieres, Señor, puedes sanarme..."
Author: Pamela Cruz
•jueves, enero 08, 2009
Author: Pamela Cruz
•miércoles, enero 07, 2009
Jamás he visto a Dios
(Anónimo)


Jamás he visto a Dios, pero presiento

Su mano bienhechora en mi existencia

cuando en la noche de mi vida siento

Su clara luz brillar en mi conciencia.


Jamás he visto a Dios, pero en los astros

que resplandecen en la noche oscura,

contemplo absorto Sus divinos rastros

y Su estela inefable que fulgura.


¿Quién es ese que dice que no existe?

¿Quién es aquel que niega su evidencia?

¿Dudas acaso porque no le viste…?

O porque el necio niega su existencia…


Me habla de Dios la brisa mañanera;

me habla de Dios el sol con sus fulgures;

me habla de Dios la dulce primavera;

me habla de Dios el valle con sus flores.


Me hablan de Dios el átomo y la célula;

me hablan de Dios el mar y la tormenta;

me hablan de Dios la hormiga y la libélula

y el pétalo de lirio que revienta.


Me hablan de Dios los gélidos rocíos;

las selvas, los volcanes, los nevados,

el grito atormentado de los ríos,

y todos los peñascos y collados.


Los valles, los desiertos y tibundos,

las bestias de los montes y los mares

me cuentan de que Dios hizo los mundos

y todas las regiones estelares.


Cuando en las tardes de ópalo y topacio

contemplo yo los vastos horizontes,

hallo su nombre escrito en el espacio

y en la frente rugosa de los montes.


La alondra con su canto melodioso

y el ruiseñor con su inefable trino,

me hablan del Santo, Eterno, Poderoso,

del que al relámpago trazó camino.


Su luz brilla en los soles del vacío.

Las pléyades se visten con su gloria;

y en la corriente límpida del río

las linfas cantan su inmortal victoria.


Todo enmudece y calla en la presencia

de Aquel que todo lo hizo de la nada,

y que muestra su gran omnipotencia

en el trueno, en el mar, y en la cascada.


No se ve a Dios, pero su luz fulgura

en la noche abismal de la conciencia;

y desde allá nos habla con dulzura,

nos da su amor y su inefable ciencia.
Author: Pamela Cruz
•martes, enero 06, 2009
Una anécdota: un niño, tan pobre que sólo encontró un pesebre para acogerlo en su nacimiento, es visitado por tres Reyes Magos, quienes -- a pesar de no ser de 'su pueblo', sino 'paganos' -- le obsequian lo mejor que tienen: oro, incienso mirra.
La Epifanía del Señor: el Hijo de Dios, hecho hombre, decide vivir en la pobreza, de la que todos más o menos huimos día a día, de buena o mala manera, para manifestar la Gloria de Dios entre los hombres. No reconocido por 'su pueblo', sí lo es por otros pobres como él, los pastores, y , colmo de colmo, por 'paganos', hombres Sabios venidos de Oriente, que lo adoran y le presentan tres obsequios: oro (paral el Rey), incienso (para Dios) y mirra (para el Hombre).

¿Cuál es tu anécdota?: ¿una enfermedad, la cesantía, la muerte de un ser querido, el abandono, una decepción, un fracaso...?
Reconoce la epifanía: no hay coincidencias, mala suerte. Dios quiere decirte algo. Te pide, no te impone, que lo escuches.
Dios piensa las cosas bien, Dios sólo piensa cosas buenas, todo lo piensa bien...
¿Qué podrías darle?
Enséñame a cumplir tu voluntad,
tú, que eres mi Dios;
tu espíritu, que es bueno, me guíe
por una tierra llana

Sal 143, 10
Author: Pamela Cruz
•domingo, enero 04, 2009
"La mujer ha sido creada para amar y ser amada. La mujer es el centro de la
familia. Si hoy existen problemas graves, es porque la mujer ha abandonado
su lugar en el seno de la familia. Cuando el hijo regresa a casa, su madre no
está allí para acogerlo.¿Cómo podremos amar a Jesús en el prójimo si no
empezamos por amarlo en las personas que tenemos a nuestro lado, en
nuestro propio hogar?"
Madre Teresa de Calcuta

Leer más
Author: Pamela Cruz
•viernes, enero 02, 2009
La Navidad no termina el 25 de diciembre, o cuando dejan de sonar los villancicos en las radios o cuando el árbol de Navidad deja de prenderse (porque ya no tiene regalos en su base...).
Para la Iglesia Católica, la Navidad es el período en que se celebra el nacimiento del Señor, Su manifestación en el mundo y Su bautismo. Este período comienza en Vísperas de Navidad (24 de diciembre) y concluye con el Bautismo del Señor (12 de enero); esto incluye la Epifanía del Señor (4 de enero).

"La Navidad comienza en el corazón de Dios y sólo es completa cuando llega al corazón del Hombre".
~ Anónimo ~
Author: Pamela Cruz
•jueves, enero 01, 2009
Lo escuché
y temblaron mis entrañas,
al oirlo se estremecieron mis labios,
me entró un escalofrío
por los huesos
y me temblaban las piernas al andar.
Gimo por el día de angustia
que se viene sobre el pueblo que nos oprime.
Aunque la higuera no echa brotes
y las cepas no dan fruto,
aunque el olivo se niega a su tarea
y los campos no dan cosechas,
aunque se acaban
las ovejas del corral
y no quedan vacas en el establo;
yo festejaré al Señor
gozando con mi Dios salvador:
el Señor es mi fuerza,
me da piernas de gacela,
me encamina por las alturas.
[Habacuc 3, 16-19]

Para mirar

Loading...