Author: Pamela Cruz
•martes, marzo 24, 2009


La curación del paralítico en la piscina
de Bartolomé Murillo

EL ENFERMO DE LA PISCINA DE BETESDA es el prototipo del enfermo que aguarda la salud y de quien necesita ayuda de los demás. Llevaba 38 años enfermo y nadie le había empujado a la piscina de las aguas sanadoras. El cristiano debe estar alerta para descubrir a quien necesite de nosotros. El enfermo de la piscina de Betesda, una vez sanado, es también modelo de agradecimiento y de testimonio.
Ecclesia Digital


twitter / CruzdeMayo
This entry was posted on martes, marzo 24, 2009 and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Para mirar

Loading...