Author: Pamela Cruz
•domingo, marzo 15, 2009


Basílica de Lourdes
Quinta Normal, Santiago de Chile


Con el mismo respeto que entras a la Iglesia a Misa, en silencio, atento, respetuoso, así haz de dirigirte a tu hermano, a tu prójimo, porque más importante que el templo de hierro y cemento en que nos encontramos es el templo que alberga el soplo de Dios: su criatura, redimida con la sangre de Su propio Hijo. ¿Cómo puedes pensar que respetas al Señor porque te persignas a la entrada a Misa, porque te inclinas y juntas tus manos estando dentro de la Iglesia, pero cuando has salido de ellas escupes en el Templo del Espíritu Santo que tienes en cada prójimo, gozándote en señalar sus vicios y sin hacer nada porque las virtudes sembradas en él germinen?

Extracto de Homilía de la Misa de las 11am del Domingo 15 de marzo de 2009
Basílica de Lourdes, Quinta Normal

twitter / CruzdeMayo
This entry was posted on domingo, marzo 15, 2009 and is filed under , , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

1 comentarios:

On 15 de marzo de 2009, 22:53 , rgr dijo...

Gracias por compartir esto; no hay dudas, pervertimos la liturgia cuando el culto está separado del cuidado y del sacrificio por el hermano. Paz y Bien. Ricardo

 

Para mirar

Loading...